Cuando decidimos poner un animal en nuestra vida,nos surge la duda de dónde buscar a nuestro nuevo miembro familiar.

Podemos comprarlo en una tienda,en un criador....pero nosotros siempre vamos a recomendar que se ADOPTE antes de comprar.

Hay muchísimas ventajas y cuestiones emocionales para que recomendemos la adopción.
Entre ellas están algunas de las siguientes:

-Le salvamos la vida a un ser vivo,que sin nuestra intervención,probablemente acabaría muerto.Tenemos el privilegio de darle una segunda oportunidad a un perro o gato que ha sido abandonado y/o maltratado injustamente.No existe mayor satisfacción que sentir el amor incondicional de nuestro perro o gato,sobre todo de los rescatados,que por su condición nos llenarán de alegría y nos amarán incondicionalmente.

-En un Refugio,los encargados ya conocen al perro o gato y saben su temperamento.(Cosa que no se puede saber de un animal de una tienda).

-Están acostumbrados al trato con personas-(obviamente los perros o gatos que ya están preparados para su adopción y se han recuperado de sus traumas)-y saben cuál es su lugar en su nueva casa,respetando la jerarquía del humano.(Un animal de una tienda no sabemos si será dominante)

-No muerden ni arañan.En el Refugio se les enseña a no morder a las personas y los gatos a no arañar.Se sociabilizan todo lo posible para que se integren en su nueva familia humana.

-Es fácil encontrar un perro o gato para adoptar porque lamentablemente hay muchos donde elegir.Edad,altura,tamaño,sexo...

-Se asegura de adoptar un animal sano,con sus vacunas,microchip,analíticas,esterilizado,
desparasitado,y por eso se pide una contribución financiera para reinvertirlo en otro perro.Así se originó el primer ciclo hace años que sirvió para vacunar,chipar,testar a otro animal que a su vez fue adoptado y sirvió para rescatar a otro necesitado de la calle.

-Se hace un contrato de adopción.Lo que algunos ven como desventaja,en realidad es un seguro tanto para la familia adoptante como para el perro o gato.Ésto asegura que si la familia adoptante ha decidido no seguir con su perro o gato,sin compromiso, puede volver al Refugio antes de que el animal se convierta en un "problema" o sea nuevamente abandonado.

Con el contrato de adopción,ganamos todos.
Por un lado la familia no se agobia si ve que no puede con el perro o gato.El animal está a salvo del abandono nuevamente porque tiene su casa Refugio a donde volver.Y el Refugio está tranquilo porque se adopta un compromiso de cuidar y atender debidamente al perro o gato y además sabemos que una familia comprometida no le importa éste tramite con tal de ampliar su familia con un nuevo miembro peludo.

0 comentarios:

 
Top